Cesta  

Sin productos

Portes 0,00 €
Total 0,00 €

Cesta Confirmar

Aceite de jojoba


El aceite de jojoba se obtiene de las semillas de la planta del mismo nombre; un arbusto originario del suroeste de los Estados Unidos y México Buxus chinensis, que crece en las zonas desérticas y es muy resistente a la sequía.

Las semillas, con gran contenido en proteínas, eran utilizadas por los aztecas, que le atribuían propiedades mágicas, y por los nativos del desierto mexicano de Sonora, como alimento y medicina especialmente como protector de la piel contra las fuertes radiaciones solares del desierto. Sin embargo, la principal propiedad de la jojoba siempre ha sido la de preservar la suavidad de la piel.



COMPOSICIÓN

En su compleja composición hay un 96% de ceramida, lo que hace que resulte extremadamente estable al calor y a la oxidación conservándose perfectamente con el paso del tiempo y manteniendo íntegras sus propiedades. Las ceramidas son sustancias que al recubrir las células de la epidermis regulan su hidratación. Las ceramidas del aceite de jojoba son muy similares a las de la piel y actúan allí donde se necesita, ejerciendo una profunda hidratación y reestructurando el equilibrio graso de la piel. En su composición también encontramos vitamina E, la cual elimina los radicales libres de la piel que son responsables del envejecimiento prematuro. Otro de sus componentes es el ácido linoléico el cual actúa regenerando las células de la piel.. El aceite de jojoba tiene la capacidad de disolver el sebo, una especie de cera que se deposita en los folículos pilosos y que es causante de la caspa y la seborrea del cabello. En ese sentido, el aceite de jojoba penetra y disuelve los depósitos siendo importante para la regulación de la secreción sebácea excesiva de la piel y del cabello.

El aceite de joroba es muy estable frente al calor y los rayos ultravioleta. Penetra de forma rápida y fácil, permitiendo que la piel respire, sin alterar el drenaje de toxinas, la termorregulación y la flora existente en la epidermis.



Propiedades y aplicaciones

El aceite de jojoba es un excelente hidratante facial. Aplicado por la noche, tras limpiar el cutis, mantiene la piel hidratada durante toda la noche.

Aumenta la elasticidad de la piel y previene la aparición y crecimiento de las estrías, por lo que es muy adecuado durante el embarazo.

Para los cutis secos , el aceite de jojoba desempeña un papel importante al dejar la piel suave y humedecida. En personas con pieles grasas y problemas de espinillas, regula la secreción de sebo.

El aceite de jojoba es muy eficaz en los cabellos quebradizos y castigados, ya que los nutre e hidrata. También es muy utilizado para dar brillo y volumen al pelo, a la vez que facilita su peinado.

 
Aceite de Jojoba