Cesta  

Sin productos

Portes 0,00 €
Total 0,00 €

Cesta Confirmar

Manteca de Karité

UN SECRETO DE BELLEZA PROCEDENTE DE ÁFRICA

Allá donde se mire, el paisaje africano de los alrededores Bobo Dioulasso, en el corazón de Burkina-Faso, está salpicado por árboles majestuosos de karité. Proporcionan desde siempre, su manteca preciosa a esta región del Oeste de África. En esta región, uno no debe sólo protegerse del sol, sopla un viento muy caliente, el Harmattan, que transporta en su viaje infinitas partículas de polvo y arena que secan especialmente la piel. Las mujeres y los niños se protegen de este soplo abrasador y se untan generosamente el rostro y cabello con manteca de karité. De este modo la piel conserva durante mucho tiempo su belleza, suavidad y elasticidad.

Las mujeres organizadas en grupos, recogen de manera artesanal, los frutos de este árbol sagrado. Se extraen las nueces secas y trituradas, formando una pasta que se amasa durante mucho tiempo, para obtener la famosa manteca de Karité, conocida como un producto de belleza universal e irremplazable.

Tradicionalmente, constituye una de las grasas principales en la dieta de estas tribus.

Muy rica en ácidos grasos insaturados, la manteca de karité es un regenerador celular natural con grandes propiedades suavizantes y reestructurantes en arrugas y estrías , así como protector para labios y zonas especialmente sensibles.

Propiedades y aplicaciones

La manteca de karité destaca por su intenso y duradero poder hidratante en rostro y cuerpo. Mejora la elasticidad de la piel por sus propiedades nutritivas y alto contenido en vitamina F, componente vital de las membranas celulares. La carencia de esta vitamina se advierte por el enrojecimiento de la piel, su descamación y por la sequedad en uñas y cabello.

La manteca de karité es muy adecuada para tratar los labios resecos por el frío, a los que aporta un atractivo brillo, y la nariz irritada por las alergias de primavera o los resfriados de invierno.

Posee un importante efecto antiestrías y antiarrugas , cuyo efecto se advierte en pocas semanas. Su uso continuado garantiza los efectos preventivos en el envejecimiento de la piel.

Una cucharada de karité en el baño caliente extenderá una fina capa invisible por todo el cuerpo, que quedará terso y con un suave aspecto satinado. Como relajante , basta con masajear brazos y muslos para obtener una sensación instantánea de bienestar muscular.

La manteca de karité es muy efectiva en articulaciones de codos y rodillas, dedos de los pies, talones y uñas, por lo que es muy recomendable para antes y después del ejercicio deportivo . También es muy adecuada su aplicación en la cara tras el afeitado.

El karité actúa como potente agente protector y regenerador de cabellos secos y estropeados. Se puede utilizar como mascarilla capilar antes del baño o como aderezo del cabello tras el uso del champú.


 
Manteca de Karité